Qué es una patente

Una patente es el derecho de exclusividad que otorga el Estado sobre una invención; se tramita ante el IMPI por medio de un documento técnico que describe el avance tecnológico de la invención.

 

Principales características que debe cumplir una patente

Novedad

Se trata de que la invención no sea una copia y que no forme parte del llamado «estado de la técnica», es decir, que no haya sido puesta a disposición del público en ninguna parte del mundo antes de presentar la solicitud de patente.

 

Actividad Inventiva

Se trata de que la invención no sea una mera modificación de algo que ya existe de manera evidente para alguien experto en el campo de la invención.

 

Aplicabilidad industrial

La aplicabilidad industrial se da cuando el producto o el procedimiento objeto de la patente puede ser fabricado o utilizado en cualquier sector de la industria, incluida la actividad agrícola.

 

Ventajas de una patente

Además de los derechos de exclusividad, la patente confiere ventajas como, por ejemplo, la posibilidad de adquirir una posición de prestigio en el mercado y obtener un rendimiento que supere la inversión. La patente se convierte en un activo para el titular, y como tal se puede licenciar o vender si no se quiere explotar por medios propios.

Los beneficios financieros derivados de la explotación de la patente y la revelación de las invenciones resultantes para su difusión y utilización públicas, promoverán la innovación y elevarán el nivel técnico de la industria de un país, con beneficios evidentes para su comercio.

 

Modelo de utilidad

En términos generales, se considerarán como modelos de utilidad los instrumentos, aparatos, herramientas, dispositivos y objetos o partes de los mismos, en los que la forma sea reivindicable, tanto en su aspecto externo como en su funcionamiento, y siempre que ésta produzca una utilidad, esto es, que aporte a la función a que son destinados un beneficio, ventaja o efecto técnico que antes no tenía.

Un modelo de utilidad protege invenciones con menor rango inventivo que las protegidas por patentes, consistentes, por ejemplo, en dar a un objeto una configuración o estructura de la que se derive alguna utilidad o ventaja práctica.

 

Diseño industrial

Un registro de diseño industrial es un derecho exclusivo de explotación concedido por el Estado, a través del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial a la persona que realiza un diseño industrial y/o al titular de éste; es decir, al inventor/diseñador o titular del mismo.

 

Los diseños que pueden ser registrados son de dos tipos:

Dibujos industriales: que son toda combinación de figuras, líneas o colores que se incorporen a un producto industrial con fines de ornamentación y que le den un aspecto peculiar y propio.

 

Los modelos industriales: constituidos por toda forma tridimensional que sirva de tipo o patrón para la fabricación de un producto industrial, que le dé apariencia especial en cuanto no implique efectos técnicos.

 

Novedad: el dibujo o modelo debe de creación independiente y que difiera en grado significativo de diseños conocidos.

Aplicación Industrial: el diseño debe ser susceptible de ser producido o utilizado en cualquier rama de la actividad económica.

 

Aplicación Industrial: el diseño debe ser susceptible de ser producido o utilizado en cualquier rama de la actividad económica.